16
Abr
2020
0

Meditación de la INSEPARABILIDAD

MEDITACIÓN de la INSEPARABILIDAD por Julián Peragón de la Escuela Yoga Síntesis

EXPLICACIÓN PREVIA:
Esta es una meditación ESPECIAL que no requiere seguir ninguna técnica. En la tradición del Yoga hablamos de svâdhyâya que es el estudio de sí mismo y estas meditaciones nos ayudan a indagar en la realidad de la que formamos parte. No se trata de hacer una interpretación intelectual de la misma sino de dejarse sentir y colocarse en otra posición, menos habitual, para ganar perspectiva y ampliar nuestro horizonte vital.

MEDITACIÓN

(Tres campanadas)

Adopta una postura cómoda y amable que te permita mantenerla largo tiempo sin incomodidad. Al entrar con ella en tu templo interior haces un gesto de respeto ya sea con las manos juntas o inclinando la cabeza para transitar hacia tu interioridad. Recuerda que la posición de las manos en una mudrâ, la posición de la lengua relajada o contra el paladar y la mirada entreabierta o simplemente con los ojos cerrados, te ayudan a dominar tu inquietud y ansiedad.
Bajar a las sensaciones corporales y prestar atención a la respiración sin controlarla pero invitándola a la profundidad te sumerge más fácilmente en la presencia.
Ahora estás unos minutos centrándote en ti mismo, en ti misma hasta que empiece el texto sobre la INSEPARABILIDAD. Después sólo habrá silencio, salpicado periódicamente por el sonido del cuenco que te ayudará a volver al presente si te has evadido, a frenar el parloteo mental o quizá a salir del sopor o el aburrimiento si han aparecido.

(Campanada)

TEXTO
Si miramos hacia el interior de nuestro microcosmos veremos que nuestro cuerpo está compuesto de órganos y éstos de células, que a su vez, son conjuntos integrados de moléculas, cuya composición consiste en unos agregados de átomos formados por partículas subatómicas.
Pero si nos enfocamos hacia el macrocosmos, podemos ver que nosotros formamos parte de una familia insertada en grupos y en una sociedad que forma parte de una civilización humana. Humanidad en estrecha interrelación con una bioesfera sustentada por nuestro querido planeta, que a su vez forma parte de un sistema solar, dentro de una galaxia entre billones de cúmulos galácticos en un universo conocido.
Hay, sin duda, una continuidad estrecha entre lo más pequeño y lo más grande. La realidad está compuesta por totalidades dentro de totalidades más grandes, y cada uno de nosotros es una globalidad en sintonía con todo lo que nos alumbra por debajo y por encima.
Nuestros actos tienen consecuencias que a su vez se convierte en nuevas acciones con nuevas consecuencias, y así sucesivamente hasta el infinito. Nuestros pensamientos son ondas que viajan resonando y resonando en otros cerebros. Nuestras palabras, nuestros sueños y nuestros proyectos aparecen y se desvanecen para rebrotar allá o más allá. Nadie puede estar seguro de si su intuición es totalmente suya o simplemente la ha incubado venida de algún otro lugar.
Nunca estamos solos porque siempre estamos acompañados del aire que respiramos, de la tierra que pisamos, del pájaro que trina o de la ola que brama.
No hay separación entre tú y tú mismo, entre tú y el otro, entre ambos y todos nosotros porque formamos parte de la realidad indivisible, una realidad que es una en la diversidad, tejida tan prieta que no tiene costuras y donde todo está profundamente interrelacionado.
Con esta meditación puedes correr el velo de la ilusión del tiempo y del espacio que nos hace creer que todo está separado y, de esta manera, poder abrazar, con un sentimiento profundo, la UNIDAD de todo lo que existe, y tú en medio de Todo.

(Campanada cada varios minutos)

Para finalizar, respira profundamente, haz un gesto de agradecimiento, estira lentamente la postura y vuelve a tu realidad cotidiana sin perder de vista las comprensiones que se han destilado en la meditación.

Gracias por compartir juntos estos espacios de meditación. Om Shanti.

También te puede interesar

LISTADO MEDITACIONES SÍNTESIS
Meditando en la CIUDAD
Meditación sobre el AGRADECIMIENTO
Meditación SO HAM

Deja un comentario