29
Mar
2020
0

Meditación de la Montaña

MEDITACIÓN DE LA MONTAÑA por Julián Peragón de la Escuela Yoga Síntesis

 

 

EXPLICACIÓN PREVIA:
Quienes han subido cumbres saben que el mismo cielo parece estar al alcance de la mano. El aire puro, el horizonte inmenso, el silencio profundo, la cercanía de las nubes… nos transportan a una quietud del ánimo, más allá de la vorágine de la vida de allá abajo. Las montañas son puntos de encuentro entre el cielo y la tierra; de ahí que muchas de ellas se consideren montañas sagradas, cuyo peregrinaje asegura un lugar en el cielo prometido.
Cuando meditamos, estamos imitando el silencio y la tranquilidad de las cumbres. Estamos recuperando de nuevo el peso, la estabilidad y la permanencia de la montaña.
Meditar como una montaña es hacer sin hacer nada, permitiendo que florezca la primavera y se marchite el otoño, sin oponernos al calor del verano ni al intenso frío del invierno; sin apostar por la cara norte o por la cara sur. La montaña simplemente permanece allí, anclada en la eternidad, tolerante, aceptando todo lo que existe, sin juzgar a la frágil florecilla ni a la espinosa zarza. Meditar como una montaña es sentir en profundidad que no somos nosotros quienes meditamos desde el orgullo, sino que es el universo mismo el que ha rellenado todos nuestros huecos, y germina, crece, se marchita y muere, para volver a renacer. Podríamos decir que no somos nosotros los que empujamos la vida sino ésta la que nos sacude desde dentro y nos enviste o acoge desde fuera.

MEDITACIÓN

(Tres campanadas)

Si puedes prepara, previamente, durante unos minutos, la postura meditativa. Estira la columna, flexiona el tronco, abre la caja torácica, flexibiliza las caderas y haz círculos con los tobillos. Así te sentarás con una mayor estabilidad y sentirás como tu energía vital mantiene la columna recta con menos tensiones.

El cómo entras a la meditación es importante en la comprensión que un pequeño gesto de respeto, antes de mantener la quietud, te recuerda que estás en un espacio privilegiado para hacer un viaje interior.

Como nuestra mente es inestable, necesitamos soportes de atención para no divagar en exceso. El primer soporte, el que tenemos más a mano, es el cuerpo. A través de las sensaciones y de los recorridos corporales desviamos nuestra atención excesiva a los pensamientos.

La respiración es el otro gran soporte meditativo porque el flujo respiratorio mantiene nuestra presencia en el aquí y ahora.

(Una campanada)

Adopta la inmovilidad de una montaña y deja caer todo tu peso hacia la gravedad.

La quietud de la postura te conecta con otra dimensión del tiempo. Las montañas son casi eternas, permanecen pacientes e inmóviles durante millones y millones de años. También tu Ser vive en otro tiempo, en una dimensión atemporal, donde no hay prisa ni ansiedad.

Intenta fluir con el tiempo, sin resistencia, sin apego al pasado, sin premura por el futuro, navegando en la ola del momento presente.

Aprende a meditar como una montaña, estable y silenciosa, bella y colosal. Percibe como su cumbre quiere alcanzar el fondo del cielo.

De la misma manera que la montaña se cubre de nieve y se deshiela, reverdece en primavera y se desviste en otoño, aprende a permitir en tu interior la sucesión ininterrumpida de todos tus procesos fáciles y difíciles, dulces y amargos, placenteros y dolorosos.

Cultiva la tolerancia, la paciencia, la serenidad.

Respira plácidamente como una montaña.

Déjate estar sin más.

Cultiva el difícil arte del no hacer.

Quédate inmóvil y en silencio.

Vive la paz interior.

Permanece en quietud hasta que acabe tu meditación.

(Una campanada)

Respira profundamente, haz un gesto de agradecimiento y empieza a estirar todo tu cuerpo. Date el tiempo suficiente para volver a tus quehaceres. Haz las cosas con total atención consciente y disfruta de la lentitud.

Gracias por compartir estas meditaciones todos juntos. Om Shanti

* Texto introductorio extraído de La Meditación Síntesis por Julián Peragón de la editorial Acanto

Photo by Kyle Johnson on Unsplash

También te puede interesar

LISTADO MEDITACIONES SÍNTESIS
Meditando en la CIUDAD
Meditación sobre el AGRADECIMIENTO
Meditación SO HAM

Deja un comentario