22
Abr
2020
1

Meditación de la PERLA

Meditación de la PERLA por Julián Peragón de la Escuela Yoga Síntesis

 

EXPLICACIÓN PREVIA:
En el fondo del océano, en medio de las entrañas de una ostra, encontramos una perla. A la luz del día nos parece preciosa, redonda y brillante, extraordinaria y delicada. Las perlas nos recuerdan que hay pequeños tesoros escondidos en nuestro interior y que hay que bucear a brazo partido si queremos encontrarlas.
Pero a menudo nos olvidamos que esa preciosidad de nácar esconde en su interior un grano de arena que, en su momento, fue irritante y molesto. Lamiendo y lamiendo dicha extrañeza, la ostra convierte lo rudo en algo delicado, y transforma lo irregular en belleza esférica.
El grano de arena es cualquier situación que ofrece resistencia a nuestro deseo, toda circunstancia que nos saca de nuestro confort y aquellos pormenores que nos hacen sufrir. La sabiduría en nosotros sobreviene cuando convertimos las situaciones difíciles en oportunidades de crecimiento interior. Por eso, las almas más bellas también esconden en su interior batallas ganadas a los imponderables de la vida.

MEDITACIÓN

No te olvides de hacer algunos estiramientos previamente a la toma de la postura meditativa.

(Tres campanadas)

Haz un saludo de respeto que haga de puente entre lo cotidiano y tu mundo interior.

Establécete en una postura estable, buscando la inmovilidad y la presencia.

Sensibiliza tu cuerpo y ábrete a las sensaciones corporales que suceden en el momento presente.

Deja que la respiración profunda ahuyente la dispersión y el ritmo lento te ayude a encontrar calma en tu interior.

Pon ahora tu atención en la pantalla mental y deja que los pensamientos residuales se vayan ralentizando. No luches contra los pensamientos pero no te identifiques con ellos.

Cuando la mente esté estabilizada imagina una perla azul brillante en el centro de la frente, un par de centímetros al interior del entrecejo.

Siente la perla ingrávida que gira lentamente sin brusquedad.

Deja que tu mente quede concentrada y en paz al observar la belleza de su movimiento.

Esa luz cálida de la perla azul representa la grandeza de tu alma, su armonía y su sutilidad. Sé uno con ella.

(Una campanada)

La sabiduría es la adecuada gestión de nuestra ignorancia con total humildad.

Manténte en silencio hasta el fin de tu meditación. Haz una inspiración profunda antes de hacer el saludo de agradecimiento, y cierra la meditación con estiramientos suaves antes de reincorporarte a tus quehaceres cotidianos.

Gracias por compartir estas meditaciones. Om Shanti.

También te puede interesar

LISTADO MEDITACIONES SÍNTESIS
Meditando en la CIUDAD
Meditación sobre el AGRADECIMIENTO
Meditación SO HAM

Deja un comentario