21
Abr
2020
0

Meditación de las Claves Encadenadas

  • MEDITACIÓN de las CLAVES ENCADENADAS por Julián Peragón de la Escuela Yoga Síntesis

EXPLICACIÓN PREVIA:
La meditación nos asoma a la comprensión de que somos una unidad dentro de una variedad de registros de vida. Somos cuerpo pero también energía, emoción y sentimiento, pensamiento e intuición. Somos como el rayo de luz que se difracta en un arcoíris pero que conserva en su interior la misma luz blanca. En esencia, somos la luz de la consciencia que sostiene todas y cada una de nuestras vivencias interiores.
Cuando meditamos vamos ascendiendo por esa escalera cromática que va desde lo más denso, el cuerpo, a lo más sutil, el espíritu. Y a la vez, aquí está la clave, vamos integrando los diferentes niveles sin perder la unidad original. Cada peldaño es la base del siguiente y simultáneamente la integración del anterior. Buscamos, en definitiva, una armonía de conjunto que nos abra a la plenitud interior.

MEDITACIÓN
Con unos pocos minutos puedes estirar tu cuerpo, especialmente la cintura pélvica pero también hombros y columna, para instalarte en la postura de meditación con total estabilidad.

(Tres campanadas)

Realiza tu saludo habitual para entrar en meditación con lentitud y plena consciencia.

En primer lugar intenta conseguir una base sólida con el triángulo que forman las piernas y los isquiones de la pelvis.

(Una campanada)

La pequeña anteversión de la pelvis te permitirá encontrar fácilmente una verticalidad flexible con la columna.

(Una campanada)

El enraizamiento y la verticalidad de la postura te ayudarán a mantener una respiración profunda y sutil.

(Una campanada)

La postura estable y la respiración fluida lograrán una gran capacidad de interiorización consiguiendo el repliegue de los sentidos.

(Una campanada)

Al ir hacia dentro, observarás todo aquello que te intranquiliza y, desde la aceptación, lograrás encontrar una mayor calma.

(Una campanada)

La calma interior y la ausencia de distracciones te permiten indagar y ver en profundidad.

(Una campanada)

La profundidad irá discerniendo, casi sin esfuerzo, lo importante de lo anecdótico, lo esencial de lo superficial.

(Una campanada)

Lo esencial en ti posibilita recuperar el silencio profundo donde puede expresarse el alma.

(Una campanada)

Desde el redescubrimiento del alma puedes dialogar con el alma del Mundo, con la Totalidad.

(Una campanada)

Eres, somos, una gota de agua en la inmensidad del océano. Deja que la vida te atraviese, sin miedo y con total confianza

Mantente en silencio hasta el final de tu meditación. Al finalizar haz una inspiración profunda y un saludo de agradecimiento. Deshaz la postura lentamente y estira todo tu cuerpo.

Gracias por compartir estas meditaciones. Om Shanti.

Photo by Sean Stratton on Unsplash

También te puede interesar

LISTADO MEDITACIONES SÍNTESIS
Meditando en la CIUDAD
Meditación sobre el AGRADECIMIENTO
Meditación SO HAM

Deja un comentario