27
Abr
2020
0

Meditación de los ELEMENTOS

MEDITACIÓN de los ELEMENTOS por Julián Peragón de la Escuela Yoga Síntesis

 

EXPLICACIÓN PREVIA:
En la terminología tradicional del Hatha Yoga se asocian diferentes elementos a los diversos cuerpos o dimensiones del ser humano. Los elementos: tierra, agua, fuego, aire, etc nos hablan de forma simbólica de las diferentes densidades de nuestra constitución, así como de distintas cualidades, estados de vibración o de consciencia que tenemos. Cada elemento nos recuerda un atributo de la vida que hemos de cultivar pues hay momentos donde es preciso planificar de otros que requieren concreción, momentos para sentir, de otros donde lo importante es intuir.
La meditación de los elementos la podemos aplicar al cuerpo y a sus variadas sensibilidades asociadas con los elementos correspondientes. Sentir un cuerpo de tierra o de agua, de fuego o de aire, de vibración o de luz nos ayuda a romper la visión ordinaria y estrecha que tenemos de nuestro cuerpo.

MEDITACIÓN:
Con movimientos lentos y respetuosos prepara tu cuerpo para estar sentado largo tiempo con comodidad.

(Tres campanadas)

Una vez sentado haz un saludo para iniciar la meditación con la intención de estar plenamente presente.

La arquitectura estable e inmóvil de la postura te sirve para frenar la inquietud de tu cuerpo y la agitación de tu mente.

La respiración sutil con una invitación a la profundidad pero sin perder la espontaneidad de respirar te va centrando y te ayuda a replegar los sentidos para ir hacia tu propia intimidad.

(Una campanada)

CUERPO DE TIERRA
Siente la densidad de tu cuerpo y con él la gravedad que tira hacia el fondo de la tierra.
Tu esqueleto y todos los minerales diseminados por tu cuerpo le dan una solidez y una gran capacidad de resistencia.
Siente tu cuerpo de TIERRA para conectar con tu fuerza vital, con el poder de sostenerte a ti mismo y con el coraje de hacer realidad aquello que deseas.

(Una campanada)

CUERPO DE AGUA
Ahora siente la parte más acuosa de tu cuerpo. El 60% de tu cuerpo es agua y en una proporción mayor en tus vísceras, tu cerebro y en tus tejidos.
El agua en tu cuerpo es blandura, flexibilidad y movimiento. Es flujo y es marea.
Siente tu cuerpo de AGUA para conectar con tus emociones y despertar la capacidad de sentir y de abrazar el aspecto placentero de la existencia.

(Una campanada)

CUERPO DE FUEGO
Tu cuerpo mantiene una temperatura constante. Somos seres de sangre caliente.
En nuestro interior, en cada una de las células se produce una combustión para producir energía vital.
Siente tu cuerpo de FUEGO como la fuerza vital de avanzar y de quemar las resistencias que aparecen a tu paso, para convertir lo denso en energía, en calor, en pasión.

(Una campanada)

CUERPO DE AIRE
Tu cuerpo respira rítmicamente, y ese aire que llega a los pulmones se distribuye por todo el cuerpo a través de la circulación. Tenemos oxígeno en cada alveolo y en cada célula de nuestro cuerpo.
Siente tu cuerpo de AIRE como ligereza y levedad del ser. Siente ese aire que insufla rapidez a tu pensamiento con el que poder indagar en los entresijos de la realidad y que te ayuda a conseguir una mayor claridad.

(Una campanada)

CUERPO DE ÉTER
Todo es vibración desde la partícula subatómica hasta la globalidad de tu cuerpo.
Cada energía que llega a tu cuerpo impacta y produce vibración. Cada palabra que emites, cada sonido que escuchas deja un impacto en la oquedad de tu cuerpo.
Siente tu cuerpo de ÉTER como el espacio interno donde reverbera la vida como si cada situación fuera una nota que conviertes en melodía.

(Una campanada)

CUERPO DE LUZ
El cuerpo emite luz aunque no sea visible por los ojos ordinarios. Tu cuerpo está hecho de polvo de estrellas y cada vez que la luz del sol baña tu cuerpo sientes una profunda satisfacción porque eres hijo de la luz.
Esa luz inmaterial es la luz de tu consciencia, la consciencia que está en la base de cada experiencia, detrás de cada pensamiento y en la base de toda intuición.
Siente tu cuerpo de LUZ que irradia en todas direcciones y que tiene la capacidad de comprender todo aquello que alcanza a iluminar.

(Una campanada)

CUERPO DE VACUIDAD
Más allá no hay palabras. Todos los elementos se disuelven en la nada.
Eres el vacío lleno de potencialidad, eres la fuente desde la que surge toda manifestación. Eres la impronta del espíritu, eterno e infinito.
Siente tu cuerpo de VACUIDAD donde no hay dualidad, ni tiempo, ni espacio, ni gravedad, ni deseo. Sólo la plenitud y la dicha de Ser.

(Una campanada)

Mantente en silencio hasta el final de tu meditación. Al finalizar haz una respiración profunda para saludar desde el agradecimiento y estira lentamente todo tu cuerpo.

Gracias por compartir estas meditaciones. Om Shanti.

Foto Dingzeyu Li by Unsplash

También te puede interesar

LISTADO MEDITACIONES SÍNTESIS
Meditando en la CIUDAD
Meditación sobre el AGRADECIMIENTO
Meditación SO HAM

Deja un comentario