MEDITACIÓN SÍNTESIS
7 ETAPAS PARA UNA MEDITACIÓN INTELIGENTE
MEDITACIÓN SÍNTESIS
COMPRAR

YOGA PARA MEDITAR

+ info
YOGA SÍNTESIS
ESCUELA DE INSTRUCTOR DE YOGA
www.yogasintesis.com
23
May
2019
0

Síntesis y mestizaje en la meditación

mestizaje

Tengo en mi biblioteca muchos buenos libros de meditación. La mayoría de ellos están adscritos a alguna de las más grandes tradiciones meditativas como el zen, el vipassana, el yoga o el taoísmo. Son libros para iniciados escritos por grandes maestros imprescindibles como faros que alumbran en la oscuridad de la noche meditativa.  Su lectura requiere a menudo unos conocimientos previos de las tradiciones de origen. Son libros que matizan aspectos filosóficos de altos vuelos o que remarcan nítidamente estados de conciencia dentro de otros niveles de nuestra mente sutil. Sin embargo, no pueden ayudar mucho a acercar la experiencia meditativa a los no iniciados, a los que las circunstancias de la vida nos revuelcan una y otra vez sin dejarnos apenas respirar, y que precisamente necesitamos con urgencia una mayor actitud templada ante la existencia. 

La vía del monje es una vía noble y valiente pero no apta para muchos de nosotros que necesitamos un camino más laico, más práctico, más real en el sentido de estar en medio del mercado del mundo. Necesitamos, por así decir, despojar a la meditación de la carga religiosa y del peso ritualista y dotarlo de un sentido práctico y de un abordaje inteligente para que sea eso, una herramienta de crecimiento personal y un trampolín hacia la culminación de un anhelo espiritual que todos tenemos, y no otra cosa.
Seguir leyendo

23
May
2019
0

Actitudes en la meditación

namaste

 

A menudo nos apuntamos a realizar encuentros de meditación con la expectativa secreta de aprender nuevas técnicas meditativas que nos auguren un camino fácil y unas experiencias potentes. Venimos de una cultura donde lo tecnológico tiene prestigio, donde la técnica está envuelta en una aureola mágica capaz de sacarnos de cualquier berenjenal evolutivo donde nos metamos. Es cierto que la técnica es eficaz ante el medio pero nos olvidamos a menudo que la técnica es neutra y que depende, en última instancia, de la ideología que la sustenta.

Sin olvidar la técnica, para nosotros es importante la actitud previa, la sensibilidad con la que utilizamos nuestros recursos. Nos parece importante preguntarnos, no acerca de las prestaciones que tiene un coche, por poner un ejemplo, sino el para qué queremos ese coche, adónde queremos ir.

Dentro del esquema fundamental que utiliza el Yoga, los dos primeros miembros antes del trabajo técnico con la postura son elementos de ajuste ante el mundo y revisión interna de los propios condicionamientos, es decir, una postura ética ante la vida.  Sería prudente, por tanto, antes de sugerir técnicas meditativas revisar la actitud con la que se practica.  Técnicas hay miles, sin duda, pero actitudes adecuadas sólo un racimo.

Nos proponemos, antes que nada, sugerir esas actitudes que ponen vaselina a la meditación, que riegan en su justa medida la planta de la contemplación y que reciben toda experiencia desde la más profunda ecuanimidad.

Por Julián Peragón

23
May
2019
0

El hecho de sentarse

meditacion_sentarse

Detrás de este sencillo gesto se esconde el hecho de pararse sin más en el anhelo profundo de dejarse estar. Es el espacio para salir de la espiral vertiginosa a la que nos lleva el mundo cuando el estrés parece apretarnos insufriblemente el estómago, la garganta, las sienes o el corazón.

Nos sentamos, no tanto para despegar a otras dimensiones extrasensoriales o paranormales, sino para aterrizar. Aterrizar suavemente en un aquí y en un ahora que tantas veces las prisas y el agobio no nos dejan vivir. Sólo cuando hemos sido capaces de pararnos del tiovivo cotidiano nos damos cuenta de a qué velocidad íbamos. Imantados hacia un futuro prometedor perdemos de vista nuestro eje vital, vulnerables como una hoja llevada por el viento.

La quietud, la inmovilidad que vamos consiguiendo con la postura es una respuesta al ajetreo de nuestra vida, es el símbolo de querer parar el mundo para encontrar, de entrada, otro ritmo de vida, otro tiempo más vivencial, más propio, más íntimo. Dice el refrán que más sabe de los caminos la tortuga que la veloz liebre.

Ahora bien, nuestro tiempo, nuestro pequeño tiempo de vida está en medio de la inmensidad del tiempo. La eternidad detrás nuestro y la eternidad delante nos recuerda, al menos, que hay tiempo de sobras. Cuando nos sentamos sobre el cojín nos debemos sentar sobre la eternidad, o mejor dicho, sobre el olor que esa dimensión despierta en lo hondo de nosotros mismos pues tantas veces la prepotencia lineal del tiempo nos aplasta. Por eso, el tiempo circular y eterno, aunque sea por breves momentos, nos rescata.

Es cierto que cuando uno se sienta se da cuenta de que está todo por hacer y quisiera dar un brinco para enfangarse otra vez en el mundo, pero también nos damos cuenta de que en un momento dado todo tiene cabida, el dolor de rodillas, la desazón de la postura, el torbellino de la mente que no para, las fantasías que van y vienen, las guerras que nos asedian, las injusticias que llenan nuestra impotencia… Todo aparece nítidamente delante de nosotros, nuestros deseos y las resistencias a esos deseos. Y a pesar de todo nos mantenemos inmóviles en nuestra postura, intentando contener todo lo que hay, abriendo el espacio de la tolerancia para no escapar corriendo de nuestra realidad que es una parte de la realidad del mundo.

Por Julián Peragón

 

3
May
2019
0

Estrella y cielo

cielo_estrellas

Cuando el Sol desaparece los navegantes necesitan conocer las estrellas para orientarse. Sin embargo, a ras de suelo, el hecho de mirar el cielo estrellado ya indica un primer movimiento de levantarse por encima de lo mundano, inmediato y cotidiano.
Siempre estamos rodeados de estrellas pero la luz del Sol, tan potente, las oculta, necesitamos pues la negrura de la noche para percibir la sutileza de sus luces. A veces parece recordarnos que la potencia de nuestra razones no nos deja percibir nuestras intuiciones.
Si proyectamos en perpendicular la linea de nuestros pies cuando estamos derechos nos daremos cuenta que, esa proyección, coincide en el centro de la Tierra. Como si nos quisiera decir que todos los humanos pertenecemos a una misma raza, a una misma cepa, a una misma archiabuela. Sin embargo, al proyectar la perpendicular desde nuestras cabeza cada persona se encontrará con una estrella diferente entre los cientos de millones de estrellas que hay en nuestra galaxia. El simbolismo es claro, partimos de un tronco común pero cada destino es único e irrepetible, cada camino trazado de nuestra vivencia es completamente original. La estrella simboliza ese destino.
En el Tarot de Marsella, el arcano de La Estrella nos habla del alma: una señora desnuda, arrodillada y regando con dos jarros, símbolos de desnudez, humildad y generosidad. Un pájaro negro a punto de iniciar el vuelo nos recuerda que el alma es aquello en nosotros que sobrevuela por encima de lo inmediato y rutinario. No obtante, el símbolo que nos interesa es precisamente la gran estrella que está sobre su cabeza. Supuestamente es Venus, una estrella errante para los antiguos, diosa de la belleza y del amor. Ese alumbramiento nos sugiere que el alma, eso tan nuclear en uno mismo se alimenta de armonía y verdadero amor, de lo contrario nuestra alma se seca y se siente exiliada.

Por Julián Peragón

3
May
2019
0

Meditación caminando

kinhin_m

El lento caminar budista

La técnica budista llamada kinhin, que literalmente significa caminar en fila india, se practica entre las sesiones de meditación sentada, zazen, tal como enseñó el maestro Dogen, que lo aprendió de su maestro chino Ju-Ching.

Ofrece una manera de refrescar la mente y el cuerpo sin interrumpir el sosiego de la práctica sentada. Así, por ejemplo, se permanece quieto durante 40 a 60 minutos y se hace kinhin durante diez para volver a sentarse luego. Se dice que el propio Buda caminaba lentamente por los bosques con la mente en blanco después de meditar sentado.

El kinhin, dentro del ritual de meditación budista, es una transición hacia el mantenimiento de una actitud meditativa en cualquier actividad de la vida: se puede meditar mientras se cocina, se limpia la casa o se conduce. En todos los casos, se trata de «ser uno» con lo que se está haciendo, sin interferencias.

En el kinhin, se camina liberado de ataduras mentales, se anda con el aire, con el suelo y con el mundo.

 

Por Daniela Baum

3
May
2019
0

Meditación de las piedras

medita_piedras

Claro, primero hay que recoger las piedras. Este acercarse a lo concreto, al detalle, a lo más minúsculo que son unas piedrecitas que pasan siempre desapercibidas es toda una enseñanza pues cuántos detalles en nuestras vida son invisibles cuando después se revelan como imprescindibles. Acacharse a recogerlas es bajar de nuestro cielo racional y superior y contactar con esa otra realidad que sustenta nuestras pisadas.

Otras veces podemos coger el número que queramos pero esta vez vamos a hacer una analogía con las 108 cuentas del mala de meditación. Tienen que ser piedras pequeñas, pero no minúsculas, que quepan en una bolsita que traeremos de casa para ello.

Una vez sentados en meditación las colocaremos en la parte izquierda en el suelo cerca de nuestro cuerpo en un montoncito. En cada inspiración cogeremos una miraremos su originalidad, ninguna piedra es igual a otra, llevándola en un gesto hasta el corazón. Repetiremos mentalmente ” estoy presente”. Al espirar la pasaremos a la mano derecha que la dejará en otro montoncito en el lado derecho. Y así hasta traspasarlas todas.

Es un ejercicio de concentración, de presencia, de humildad y de paciencia. Tenemos que darnos cuenta cuando abandonamos la presencia para irnos al mecanismo automático de evasión.

 

Julián Peragón

27
Mar
2019
0

CHARLA INTRODUCTORIA YOGA PARA LA MEDITACIÓN

YOGA PARA LA MEDITACIÓN

Miércoles 8 de mayo 2019, 19 a 21 horas

en el centro SAMYAMA, Barcelona

Cada vez más hay una mayor necesidad de la meditación. En el corazón del Yoga podemos encontrar una respuesta a esta necesidad. Podemos hacer âsana para preparar la postura meditativa, prânâyâma para desbloquear la caja torácica, ejercicios de concentración para cultivar la atención hasta llegar al espacio de profunda introspección. De forma progresiva y pedagógica podemos introducir los diferentes soportes para la meditación adaptados a cada persona.

Es necesario avanzar hacia una meditación rigurosa y a la vez creativa adaptada a nuestros tiempos sin el corsé de una religión donde tenga cabida cualquier persona que aspire a conocerse en lo más íntimo. Sin perder los soportes tradicionales de meditación hemos estructurado la meditación en siete etapas interrelacionadas que van desde la atención a la postura, la sensibilidad del cuerpo o la ralentización de los pensamientos hasta el desarrollo de la intuición.

Charla introductoria seguida de una pequeña práctica de meditación (charla abierta con inscripción)

Esto dará paso a encuentros mensuales de YOGA PARA LA MEDITACIÓN: un ciclo de talleres para profundizar en la meditación que se despliega en 7 etapas progresivas. 

Próximos encuentros: de 17 a 21 horas

  • miércoles 15 de mayo
  • miércoles 12 de junio

– Precio de los encuentros: 40 €

Información e inscripción:

laiavillegastorras@gmail.com / 699 842 193

Por Julián Peragón, antropólogo y formador de profesores de Yoga

Escuela Yoga Síntesis, www.meditacionsintesis.com

SAMYAMA. Carrer Breda, 3-5 2º2ª. Barcelona (cerca de la estación de Sants)

http://meditacionsintesis.com/la-necesidad-de-la-meditacion/